La otra crisis: ¡cámara y horror!

            El ministro de Consumo, el señor Alberto Garzón, es una persona con una sensibilidad muy fina, de ahí que se preocupe tanto por la alimentación saludable de los españoles, trate de reducir el sexismo juguetero y ponga límites publicitarios a esas casas de apuestas que son una auténtica lacra para muchas familias. Pero aquí no queda la cosa, pues gracias a la ideología animalista que ilumina a nuestro Gobierno progresista ha decidido ocuparse también del bienestar animal. De ahí que haya decretado la instalación de cámaras de vigilancia en los mataderos, para que ningún matarife se recree haciendo sufrir de más a animal alguno.

            La ministra de Igualdad, la señora Irene Montero, es una persona con una sensibilidad muy fina, de ahí que se preocupe tanto por la salud sexual y reproductiva de los españoles, trate de ampliar al máximo ese supuesto derecho al aborto de las mujeres y ponga límites a todas esas personas que están a favor de la vida de los no nacidos y de la felicidad de sus madres. Pero aquí no debería quedar la cosa, pues la ideología de este Gobierno trata de equiparar en dignidad y derechos a las personas y a los animales. De ahí que decretará también la instalación de cámaras de vigilancia en las clínicas abortistas, para que ningún matarife se recree haciendo sufrir de más a bebé ninguno.

Deja una respuesta