La otra crisis: Educación no mixta

            Algemesí es una ciudad singular, cuna de las llamadas “torres humanas”, a las que allí denominan “muixerangues” y en Cataluña “castellers”, que son un reclamo único en las fiestas en honor a la “Mare de Déu de la Salut”. Esta fiesta fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2011.

            Pues resulta que en Algemesí existen dos agrupaciones “muixerangueres”: una “conservadora”, que pertenece al Patronato de la Fiesta de la “Mare de Déu”, y otra “progresista”, que decidió en su día ir por libre y participar en todo tipo de eventos y no sólo en las procesiones en honor a la Patrona del pueblo. En esta última, denominada “Nova Muixeranga d’Algemesí”, se acaba de crear una comisión “sólo de mujeres”, pues quieren disponer de un espacio donde no se vean influenciadas por los puntos de vista masculinos. Y están en todo su derecho a hacerlo, aunque también deberían estar dispuestas a que se tilde a esta comisión, al igual que hacen con algunos centros educativos, de una agrupación “segregadora”.

            Dicen que “más vale prevenir que curar” y por eso las mujeres que pertenecen a esta comisión se han adelantado a los acontecimientos y la han denominado como “no mixta”. Han huido de la denominación que usan los colegios que, según algunos, segregan a su alumnado y se autodefinen como centros educativos de educación diferenciada. Ni se les ha pasado por la cabeza que su comisión “sólo de mujeres” sea una comisión diferenciada y, muchísimo menos, que es una comisión que segrega, que margina, a los hombres. Están en todo su derecho, al igual que los padres lo tienen para elegir una “educación no mixta” para sus hijos.

Deja una respuesta