La otra crisis: Integrismo igualitario

           El año 2020 llega a su fin y muchos aprovecharán este momento para echar un vistazo atrás y sacar propósitos de mejora para el próximo año. No así nuestro presidente, el señor Pedro Sánchez, que ha preferido enmendar sus errores pasados en este mismo mes de diciembre, antes de que demos paso al 2021.

            Todos recordamos la felicitación que el señor Sánchez hizo a su persona por la buena gestión de la pandemia en la llamada “primera ola”. Y es que, según sus propios cálculos, había salvado la vida a casi medio millón de españoles. Pero claro, nunca llueve a gusto de todos, pues esos muertos que no lo han sido han puesto en grave peligro la sostenibilidad del sistema sanitario y del fondo de pensiones.

            Pedro Sánchez se reunió con su persona y tras varios segundos de reflexión llegó a esta grandiosa conclusión: “a grandes males, grandes remedios”. Y así le surgió la idea de aprobar la ley de la eutanasia. Una ley que tratará de compensar todas esas vidas salvadas con el sacrificio voluntario de las personas ancianas, enfermas y desesperadas.

            Llega ya el año 2021 y los españoles nos podremos felicitar por el fantástico Gobierno que tan bien dirige nuestras vidas hacia el totalitarismo y el integrismo igualitario. Alguno dirá que tenemos lo que nos merecemos y así será si los mal llamados “progresistas” vuelven a ganar las próximas elecciones generales. Aunque, claro está, muchos de sus detractores ya no podrán votar por haber pasado a mejor vida. Pero bien, no hay mal que cien años dure y menos aún si las únicas familias que tienen más de dos hijos son aquellas que desean “conservar” el sentido común y la realidad de las cosas.

Deja una respuesta