La otra crisis: Las lágrimas de Sánchez

         Durante el primer confinamiento total que sufrimos, fueron muchos los que se abonaron a esas plataformas audiovisuales que ofrecen infinidad de películas y de series. Y ahí siguen la mayoría, dejando a un lado a esas cadenas de televisión que nos bombardean cada dos por tres con infinidad de anuncios publicitarios.

            Ahí está, en una de esas plataformas, la serie titulada “El desafío: ETA”. Esta nos va mostrando el reguero de sangre y de lágrimas que ha ido dejando la banda terrorista a lo largo de su nauseabunda historia. Además de ofrecernos el testimonio de las víctimas, también da voz a periodistas, policías y políticos que fueron testigos y protagonistas de la lucha contra ETA. Y aún va más allá, pues los responsables de esta serie documental han dado la oportunidad a miembros y colaboradores de la banda terrorista para que den su versión de los hechos. Unos, con signos de arrepentimiento, reniegan de su pasado tenebroso. Otros, con una prepotencia indignante, justifican la lucha armada como respuesta a “la opresión” que sufría el pueblo vasco.

            Uno de los momentos más emotivos de la serie es el capítulo dedicado a Miguel Ángel Blanco, el joven concejal del Partido Popular que fue asesinado a sangre fría por un terrorista. Su muerte removió las entrañas de toda la sociedad española y las calles se llenaron de indignación, de lágrimas y de deseos insaciables de justicia. Han pasado más de veintitrés años y aún nos conmueve recordar todo ese sufrimiento que perdura hasta el día de hoy.

Por eso recomiendo a Pedro Sánchez que saque tiempo para echar un vistazo a esta serie sobre la banda terrorista ETA, sus sanguinarias fechorías y las motivaciones sin sentido que sostenían su actividad fanática. Y si cuando llegue al capítulo de Miguel Ángel Blanco de sus ojos no sale ni una sola lágrima, será una señal cierta de que ha vendido su dignidad como persona a los ideales terroristas de ETA. Si, por el contrario, su espíritu se conmueve al contemplar aquellas escenas de indignación, ya sabe lo que tiene que hacer: romper con Bildu y convocar elecciones, tanto en Navarra como a nivel nacional.

Deja una respuesta