En el colegio, la familia es lo más importante

Artículo publicado en Magisnet

En el colegio, la familia es lo más importante

Más de uno ya ha caído en la cuenta: Cuando una persona progresista desea dejar clara su postura y que todo el mundo entienda sus palabras, se olvida a sabiendas de usar el lenguaje inclusivo. Que se lo digan a la ministra de Educación, la señora Celaá, que no se atrevió a decir que “las hijas y los hijos no son de sus madres y de sus padres”, sino que siguió las directrices de la RAE y usó el género no marcado, el que ahora algunos denominan “masculino inclusivo”.

            Y claro que los hijos no son de sus padres, pero la ministra debería saber que la familia es una comunidad natural anterior a la aparición del Estado, el primer ámbito de la vida humana, donde nacen y se crían los hijos. Y estos, aunque tampoco se lo crea la señora Celaá, son los últimos en importancia en un centro escolar. Como bien decía Víctor García Hoz, “lo primero en la intención es lo último en la ejecución”. Por eso, si un colegio desea que sus discentes lleguen a ser protagonistas de la educación y puedan ampliar y perfeccionar su capacidad de obrar, han de dar prioridad a la formación e intervención de las familias. De este modo, los padres podrán cumplir mejor con su misión de posibilitar la acción de los profesores, para que a estos les sea más sencillo estimular el trabajo de los alumnos. Y así, gracias a ese entusiasmo con fundamento, los discentes descubrirán que el sentido de su trabajo es su propia educación, su perfeccionamiento.

Deja una respuesta