La otra crisis: ¿Descansen en paz?

            Vincent Lambert ha muerto de inanición tras retirarle la alimentación por una decisión que, médicamente, es incomprensible. Un bebé también es incapaz de alimentarse por sí mismo, al igual que muchas personas adultas tras una operación, un accidente o una enfermedad grave.

            Sus padres lucharon por mantenerlo con vida con múltiples iniciativas y recursos judiciales, pero hoy en día el valor de una vida humana se mide en términos de productividad y de autosuficiencia. Si no sirves para nada, si obligas a los demás a que te mantengan, no tienes derecho a seguir viviendo.

            Vincent Lambert ya descansa en paz, pero no así todos aquellos que precipitaron de forma cruel el final de su vida. Y no podrán descansar en paz porque ahora ya son sabedores de que, si se dan las mismas circunstancias, ya está dictada su sentencia de muerte.

Deja una respuesta